¿De qué está hecho?: El aceite de jojoba

Ingredientes Productos Barba

Los ingredientes de los productos para la barba

¿Por qué debería elegir este aceite sobre aquél otro? ¿Qué particularidades tiene aquél otro que no tenga éste? A veces elegir un aceite para la barba se puede convertir en un auténtico suplicio, sobre todo si eres un neófito.

Seamos sinceros, un buen aceite no es una botellita de una marca con nombre molón y un packaging vintage. Lo que hace bueno a un aceite es la calidad de lo que se encuentra en su interior. Es por eso que es importante que entendamos lo que estamos comprando y sobre todo, es importante saber qué es lo que nos estamos echando en la cara.

Así que aquí empieza la primera entrega, ésta dedicada al aceite de jojoba, de una serie de entradas dedicadas a los ingredientes de los aceites en los que os hablaré de su origen, de sus cualidades y sus indicaciones. Con esto tendréis las herramientas básicas para elegir el aceite que más os convenga.

¡Vamos a aprender juntos!

 

El aceite de jojoba

Planta Jojoba
He aquí la planta de jojoba en todo su esplendor

Este aceite con nombre tan rimbombante se extrae de la semilla de la planta de la jojoba. Es originaria del desierto de Sonora, el cual se extiende entre Arizona, California y el estado mexicano de Sonora. Un desierto que es un auténtico infierno, peligroso y mortal para cualquier ser humano que se pierda o se quede sin agua. Como decía Robert Ryan en el magnífico western Los profesionales (1966) en referencia al desierto de Sonora: “Achicharrante de día, helador de noche, con ese polvo asfixiando cada poro de tu cuerpo… ¿Cómo puede vivir alguien el tiempo suficiente aquí como para acostumbrarse?” a lo que Lee Marvin respondía “Hombres templados como el acero, hombres duros que aprendieron a resistir“. Efectivamente, duros como los indios Tohono, Ooodham o Popago que actualmente habitan en tan inhóspitas tierras. Precisamente fueron los indios nativos los que siglos atrás usaban la jojoba para el tratamiento de quemaduras, llagas y heridas.

Fue en la década de los 70s cuando se re-descubrió su uso y se empezó a usar como sustituto del aceite de esperma de ballena (¡Puag!). En los 80s fue cuando empezó su producción comercial de la mano de inversores americanos. Actualmente los principales productores de jojoba son Estados Unidos, México, Argentina, Israel, Perú y Australia.

Lo interesante de esta planta es su capacidad para desarrollarse y crecer en condiciones desérticas, de ser increíblemente longeva (llega de promedio a los cien años de vida) y de ser extremadamente rentable y ecológica, ya que ayuda a recuperar económicamente y ambientalmente aquellas zonas áridas del planeta. De hecho, puesto que crece en zonas con suelos arenosos en las que las precipitaciones son muy escasas, es capaz de estabilizar el terreno en el que se encuentran, ayudando así a detener el avance de los desiertos.

La jojoba es además una planta curiosa, ya que de 350 mil especies de plantas identificadas, es la única que produce cera líquida. Esta cera, que se extrae de prensar en frío sus semillas, puede usarse sin necesidad de refinarse ni de manipular químicamente su estructura. Estaréis pensando… ¿Una cera líquida? ¿Pero no era un aceite? Técnicamente NO es un aceite, debido a su altísima concentración en ceramidas (del orden del 96% de su composición), las cuales además son muy similares a las de la piel. Sin ponernos demasiado técnicos, las ceramidas son los componentes naturales (son un tipo de lípido) de la piel, el cabello y las uñas. Una reducción o desequilibrio en la cantidad de ceramidas puede dar lugar a sequedad en la piel y a un pelo sin brillo, seco y frágil.

Por tanto… ¿en qué nos beneficia el aceite de jojoba en el cuidado de nuestra barba? Pues por su composición, ayuda tanto a hidratar como a liberar la grasa de la piel que hay debajo de ella. Este aceite ayuda a disolver y desplazar el sebum que obstaculiza el folículo piloso, favoreciendo así su crecimiento. Además, sirve para todo tipo de pieles: en pieles grasas o mixtas ayuda a regular la producción sebácea y además se absorbe rápidamente, con lo que no deja sensación grasosa. En pieles secas ayuda a nutrir e hidratar, gracias a su alto contenido ceramidas y Vitamina E.

Sí, hablamos de pieles, ya que parece que cuando hablamos de productos para la barba nos olvidamos que debajo de la misma hay piel que también requiere su cuidado y atención. En nuestro caso, los productos para el cuidado de la barba con aceite de jojoba son ideales, ya que a parte de cuidar nuestra piel, nos ayudará a que nuestra barba recupere el brillo y la suavidad.

Picor barba

¡Aggg! ¡Picaaaaa!

Los aceites para la barba formulados con aceite de jojoba ayudan a disolver y desplazar el sebum que obstaculiza el folículo piloso, favoreciendo así su crecimiento. Además, ayudan a hidratar tanto la barba como la piel de debajo, gracias a su alto contenido ceramidas y Vitamina E.

Así que, si notas que te pica la barba y sufres de descamación, notas que tu barba crece muy lentamente o que tiene un aspeco seco y frágil… ¡Pon aceite de jojoba en tu vida!

En el mercado existe una gran variedad de aceites para la barba que en su composición contienen aceite de jojoba. Entre ellos, nosotros recomendamos firmemente los aceites Dr. K Beard Tonic, Dr. K. Beard Tonic Woodland y Brooklyn Soap Company Beard Oil.

Estos aceites personalmente me encantan. Primero, porque se absorben rápidamente. No hay nada que me de más rabia que echarme un aceite y pasarme todo el día con la sensación de haber metido la barba en una sartén después de haber cocinado una grasienta hamburguesa. ¡No! ¡Eso sí que no! Estos aceites nutren e hidratan sin dejar esa sensación tan desagradable. Lo segundo, es que los aceites de Dr. K, además incluyen en su composición aceite de albaricoque (en otra entrega hablaremos de este aceite), y son ricos en ácidos grasos esenciales (oleico, linoleico) y en vitamina A y C. ¡Un cóctel infalible para nuestras barbas!. El aceite de Brooklyn no se queda atrás, ya que incorpora aceite de argán y de sésamo (de éstos también hablaremos).

Bueno, ahora ya sabemos un poco mejor qué es lo que nos estamos echando en nuestras queridas y delicadas barbas. Y hasta aquí el primer post dedicados a los ingredientes de los productos para la barba. Como diría Super Ratón: “¡Esto es todo amiguitos, no olviden supervitaminarse y mineralizarse la barba!“.

Comparte en redes
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

2 Responses

  1. Felicidades por el artículo, se me ha hecho muy amena la lectura. Estaba pensando que si uso el aceite de jojoba a diario puede que me acabe convirtiendo en uno de esos tipos duros del desierto de los que habla Lee Marvin. Quien sabe, quizá me ayude a soportar mejor el calor este verano, ya os contaré ;-)))

    • ¡Gracias por tu comentario Sergio! No sabemos si te ayudará a soportar mejor el calor, lo que si te aseguramos es que tendrás la barba suave y sedosa como el pelo de un bebé. :-)

Dejar una opinión