¿Por qué no me crece la barba?

¿Por qué no me crece la barba?
¿Por qué no me crece la barba? ¿Por qué no me crece en las mejillas? ¿Por qué me crece más en la parte de la barbilla y las patillas que en el resto de la cara? ¿Me crecerá la barba en esas zonas en las que apenas me crece?

Si has decido empezar a dejarte barba, seguro que te habrá surgido alguna de esas preguntas. Si estás teniendo problemas para que tu barba crezca como te gustaría, ten paciencia y no pierdas la esperanza.

Lo primero que debemos aprender cuando nos empezamos a dejar la barba es a tener paciencia. Parece algo evidente, pero debes entender que uno no consigue una barba «de revista» en dos días. Conseguir una barba completa lleva de 2 a 3 meses de media y su crecimiento está sujeto a varios condicionantes. ¿Qué condicionantes? Para responder a esta pregunta tenemos que acercarnos a la ciencia.

Testosteronauu

El hombre empieza a desarrollar el vello facial durante la pubertad y su crecimiento viene regulado por los andrógenos, unas hormonas que se encargan de inducir la aparición de los caracteres sexuales. El andrógeno más conocido es la testosterona, y tiene un papel muy importante en el desarrollo de los tejidos reproductivos masculinos así como en la promoción de los caracteres sexuales secundarios tales como el incremento de la masa muscular y ósea y el crecimiento del pelo corporal. La testosterona activa los receptores de los folículos de tu cuerpo, y por tanto, es la responsable del crecimiento del vello corporal y facial.

Quizás pienses que los hombres con un nivel alto de testosterona tienen una mayor capacidad para hacer crecer la barba, pero la realidad es que en general los hombres tenemos de media un nivel de testosterona muy parecido. Que un hombre tenga mayor capacidad para hacer crecer la barba viene determinado por cómo de sensible es su cuerpo ante dicha hormona. A mayor sensibilidad a la testosterona, mayor producción de vello facial (y corporal). ¡Sí! ¡«El hombre lobo» debe tener un cuerpo hipersensible a la testosterona!

Es importante también destacar que la barba adquiere su madurez a edades muy diferentes en cada hombre, por eso es importante evitar las comparaciones con otros barbudos. Si eres un veinteañero «tempranillo» y notas que a tu barba le falta cuerpo o no crece con suficiente fuerza, no desesperes, es normal. A medidas que vayas cumpliendo años, tu barba se irá haciendo más gruesa.

A parte de la sensibilidad de nuestro cuerpo a la testosterona, la distribución o el patrón de crecimiento de nuestra barba es puramente genético. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que la distribución de los folículos pilosos que conforman nuestra barba está determinada por nuestra genética. Si no hay folículo piloso, no habrá barba, por mucho que nos empeñemos en usar remedios caseros y no tan caseros para hacerla crecer.

Patchy-beard-Keanu-reeves

¡Pero esto no siempre tiene ser un impedimento para dejarnos barba! A medida que nuestra barba vaya creciendo, también será más fácil disimular esas zonas menos pobladas. Os asombraríais como incluso la barba más parcheada puede parecer completa una vez hayamos dejado crecer la barba lo suficiente como para poder rellenar esas zonas menos pobladas. ¡Es por esto que es importante la paciencia!.

Uno de los factores más importantes para conseguir una bonita barba es LA PACIENCIA.

¿Podemos hacer algo para mejorar el crecimiento y para que nuestra barba crezca más sana y lustrosa? ¡Pues sí! Aquí os dejamos algunos consejos:

 

Lava tu cara y tu barba con un jabón específico.

El proceso de lavado eliminará las células muertas de tu piel y apartará la suciedad de tus folículos pilosos, con lo que tu barba crecerá mejor y con más fuerza. El uso diario de aceites específicos eliminará el picor y la descamación, hidratará tu piel y mejorará el aspecto de tu barba. Echa un vistazo a jabones y champús.

 

Usa un buen aceite para nutrir e hidratar tu barba.

El uso de aceites específicos eliminará el picor y la descamación, hidratará tu piel y mejorará el aspecto de tu barba. Aquí tienes algunos entre los que elegir.

 

Cepilla tu barba con asiduidad.

A parte de eliminar las células muertas, activará la circulación de los folículos pilosos de tu barba, con lo que promoveremos su crecimiento. Además, con el cepillado iremos domando nuestra barba para que vaya creciendo y asentándose en la posición adecuada. Los cepillos Kent son ideales para este propósito. ¡Aquí tienes algunos!

 

¡Duerme!

La mayor parte de la testosterona se produce durante la fase REM del sueño, y estudios indican que los hombres que duermen alrededor de las 4 horas, tienen el 50% menos de testosterona que los que han dormido 8 horas. Más sueño = más testosterona.

 

Lleva una dieta equilibrada.

Una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales, así como los suplementos multivitamínicos, mejorará tus niveles de testosterona. ¡La vitamina C y el zinc son tus aliados! ¡Y las vitaminas A, B y E!

 

¡Haz ejercicio!

Se ha probado que los ejercicios de resistencia estimulan la producción de testosterona. Además, cuanto más sobrepeso tengas, más alto será tu nivel de grasa corporal y más altos serán tus niveles de estrógenos.

 

¡Evita el estrés!

Cuando te estresas, tu cuerpo segrega cortisol, una hormona que suspende el proceso de producción de testosterona. Se ha demostrado que la vitamina C disminuye los niveles de cortisol, y con ello tu cuerpo generará más testosterona.

 

¡Eh! ¡Echa un vistazo a nuestra tienda on-line!

Tenemos los mejores productos para el cuidado de la barba y el bigote: aceites, bálsamos, ceras, peines cepillos. Echa un viztazo a los packs de productos, tienen todo lo necesario para empezar a cuidar de tu barba desde el primer día. Productos naturales de la mejor calidad. ¡No te los pierdas!

Comparte en redes
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Dejar una opinión